miércoles, 16 de diciembre de 2009

KCCC 41 - Live in Zurich 1973


King Crimson
Live in Zurich
November 15, 1973


Disc1

01 - Walk On... No Pussyfooting
02 - Improv: Some Pussyfooting
03 - Larks' Tongues In Aspic: Part I
04 - RF Announcement
05 - Lament
06 - Peace A Theme
07 - Cat Food
08 - The Night Watch
09 -  Fracture

Disc2

01 - The Law Of Maximum Distress: Part I
02 - Improv: The Mincer
03 - The Law Of Maximum Distress: Part II
04 - Easy Money
05 - Exiles
06 - Improv: Some More Pussyfooting
07 - The Talking Drum
08 - Larks' Tongues In Aspic: Part II
09 - 21st Century Schizoid Man


Personal


David Cross - violin, mellotron, electric piano
Robert Fripp - guitar, mellotron, electric piano
John Wetton - bass guitar, vocals
Bill Bruford - drums, percussion

KCCC 40 - Live in Boston, MA, 1973



King Crimson
Live in Boston, MA
March 27, 1972


Tracks

01 - R.F. Announcement
02 - Pictures Of A City
03 - Formentera Lady
04 - The SailorÕs Tale
05 - Cirkus
06 - Groon
07 - 21st Century Schizoid Man
08 - Improv
09 - Cadence and Cascade

Personal

Robert Fripp - guitar, mellotron
Mel Collins - saxes, flute, mellotron
Boz Burrell - bass, lead vocals
Ian Wallace - drums, vocals

Vrooom - One Time (Thrak, 1995)


Hay cosas que sólo ocurren una vez, y entonces ése el momento.

miércoles, 25 de noviembre de 2009

Ladies of the Road (Islands, 1971)

La 21st Century Schizoid Band... No es King Crimson, pero quizá sean los músicos que con mayor razón puedan defender un tema crimsoniano. Mel Collins, Ian McDonald, el fallecido Ian Wallace y los hermanos Giles los avalan.

martes, 24 de noviembre de 2009

Crimsonlogía en la red


Para los que os guste tocar la guitarra y os preguntéis cómo diablos hacen esos solos Belew y Fripp... aquí os dejo un enlace con lo mejor que he encontrado en tabs para guitarra y otros instrumentos:

Tabs de King Crimson

sábado, 21 de noviembre de 2009

martes, 3 de noviembre de 2009

Crónicas de Nueva Crimsoniana - Model Man

Como seres imperfectos, lo damos todo. Tomamos lo que queremos. No somos santos ni estamos completos. Pero igual queremos que se nos quiera, que se nos ame y se nos idolatre como dioses de una religión nueva e improbable. Las palabras no siempre necesitan ser dichas para ser comprendidas, basta una mirada, una caricia, el silencio absoluto. ¿Qué más se puede decir?

Tenía que ser Belew con su fantástica voz. Serán mis oídos de nueva crimsoniana embelesada, pero la forma y el estilo de interpretación de este hombre ―para mí― perfecto no podría ser de otra manera. Nos lleva y nos trae, como si fuera el mar, amplio e impenetrable pero, al mismo tiempo, delicioso y refrescante. Sin embargo, no solamente nos deleita con su canto, sino que se enfrenta rítmicamente con Fripp, haciendo un contrapunto de guitarras, un gozo que nos envuelve inevitablemente. Levin, como siempre y, para no perder la costumbre, nos marca el paso voluptuosamente en el Chapman stick, como latidos subliminales, señales subjetivas de calor rematadas angularmente por Bruford formando una pegajosa forma de dejarse llevar hasta el infinito.

Y sólo te digo a ti, tómame como soy, al tiempo, fría o caliente. Igual calmaré tu sed.

lunes, 26 de octubre de 2009

The Great Deceivers

Grupo de tributo a King Crimson en Los Angeles, California!!!
Hola!

Soy Paul de Los Angeles. Javier de Espana me invito a este blog.
Tengo un grupo de tributo a King Crimson. Solo tocamos 4 shows. Las canciones que tocamos son: red, lark's 2, 21st century, starless, exiles, catfood, vrooom vrooom, one more red nightmare, lament, the great deceiver, the talking drum y sailor's tale. estamos grabando "starless" para un CD mundial de tributo a Crimson. Hable con Pat Mastelotto y el tambien va estar en ese CD tocando "industry" con su grupo, "TUNER".

Nos pueden encontrar aqui: www.myspace.com/tgdkingcrimson

Tambien pueden encontrar unos videos que grabo nuestra audiencia en youtube si buscan a "elyodachido".

Muchas gracias Javier!!!

Paul.

Paul Morris, batería de The Great Deceivers

Como algunos sabréis tengo un grupo de FB para compartir cosas sobre King Crimson.
La verdad que después del trabajo inicial, en el que subí todas las portadas de los discos "más o menos" oficiales, tal y como están en este blog (91 discos, si no me fallan las cuentas) no ha habido demasiado movimiento. Así que hace meses que no visitaba el grupo.
Hoy habían dos solicitudes para pertenecer al grupo, así que, además de aprobarlas, me pasé por la página para echar un vistazo. Y me encuentro con un mensaje de uno de los miembros, Paul Morris, en el que invita a los miembros del grupo a un concierto de su banda, los Great Deceivers, en Los Angeles.
Y qué sorpresa, el grupo The Great Deceivers ya lo conocía, porque es fácil encontrarlo en You Tube haciendo búsquedas sobre King Crimson.
Paul es el batería de esta gran banda, y para que lo conozcáis, aporto este vídeo de You Tube con su gira de 2008.
Espectaculares!!!

THE GREAT DECEIVERS: INDISCIPLINE + 21ST CENTURY SCHIZOID MAN


jueves, 24 de septiembre de 2009

The World's My Oyster Soup Kitchen Floor Wax Museum (The ConstruKction of Light, 2000)


El mundo es un museo incoherente de palabras, imágenes y sonidos.

The Great Deceiver (Starless and Bible Black, 1974)


No podremos librarnos del ataque de realidades incongruentes del gran impostor.

Three of a Perfect Pair (Three of a Perfect Pair, 1984)



Amores imperfectos crean el par perfecto de tres.

sábado, 22 de agosto de 2009

Crónicas de Nueva Crimsoniana - One Time

Rompen Bruford y Levin la calma, introduciéndonos en una especie de niebla espesa y voluptuosa. Es tan placentero dejarse envolver.

Para algunos, esta canción es una gran representación de la influencia popera de Belew. No importa. Es una balada riquísima, sin ser romántica, es realmente un deleite para los oídos. Tanto musical como textualmente, es un llamado a la desesperación, al ansia, al vacío, al pánico. Un día de lluvia que no quiere terminar, mientras se espera la salida del sol, confusión y melancolía.

Fripp se filtra en el sonido del intermedio en una paranoia tipo Starless, con un trueno de Bruford. Y Belew nos cautiva otra vez. Son tantos los matices de esta canción, que es imposible no perderse en la jungla de sonidos, identificar cada uno de los instrumentos y lo que ellos transmiten.

Es tan difícil escucharla sólo una vez. Esta nueva crimsoniana debe confesar que viajó por lugares imposibles al escribir esta crónica, escuchando (por lo menos) seis veces lo que sólo sucedió una vez.

viernes, 7 de agosto de 2009

Adrian Belew Parte I: Crónicas del Elefante


Adrian Belew con King Crimson

ADRIAN BELEW VISTO POR JAVI

Corría el año 1981 y estaba a punto de llevarme una de las sorpresas más agradables de mi trayectoria como aficionado a la música.

Yo era fan de los Crimson desde 1976, cuando por entonces en casa recalaron un par de cintas de casete con In the Court of the Crimson King e Islands. Una música un poco rara para mi entender, algo desconcertante, tan variopinta que a veces llegaba a confundirla con la de la Incredible String Band, que entonces también sonaba por casa (principalmente mi confusión eran algunas partes de Islands y temas como Epitaph, que evocan un sonido que para mí resultaba parecido al folk progresivo de la Incredible). Tras muchas escuchas ya lograba distinguir claramente a los Crimson, y decidí comprar sus discos en vinilo, hasta completar toda la discografía "posible" por entonces: los siete discos en estudio más los directos USA y Earthbound. Y que lástima, cuando esa banda me había atrapado totalmente y comencé a interesarme por su biografía y discografía, me entero de que King Crimson ya pertenece al pasado, que se disolvieron en 1975.

Entonces lo único que me quedaba era disfrutar de esos 9 vinilos una, otra, mil veces. Era la música que sonaba casi a todas horas en mi plato, aunque compartiendo algo de tiempo con las otras músicas que escuchaba por entonces: Genesis, Queen, Led Zeppelin, Alan Parsons Project, Pink Floyd... entre otros.

En los años 80 (quizá incluso dos o tres antes de que comenzara la década) ya compartía mucha música con mis amigos. Como andábamos escasos de dinero, cada uno compraba lo que podía e invitaba a los demás a su casa a escuchar las nuevas adquisiciones. Algunos amigos apostaban por U2, escuchábamos Dire Straits, algunos grupos españoles como Bloque y Asfalto... Pero no había ese "gran grupo" que nos sirviera de referente a todos.

Y uno de esos días de 1981, precisamente reunidos en casa de uno de mis amigos para escuchar música, nos da por poner la tele para ver qué daban esa tarde en el programa "Aplauso" de José Luis Uribarri y José Luis Fradejas (aunque en general no nos gustaba, a veces nos llevábamos sorpresas...). Cuando, sin previo aviso y sin que ninguno pudiéramos creer lo que estábamos oyendo, el propio Fradejas anunciaba la siguiente actuación: el regreso de King Crimson.

Recuerdo que en unos segundos casi nos caían las lágrimas a todos, y gritábamos de emoción cuando veíamos a nuestros ídolos de nuevo reunidos. Pero analizando bien la situación, ¿quiénes eran esos tipos? A dos de ellos los reconocía. Ahí estaban el incombustible e inexpresivo Fripp y el mago intelectual de la percusión, Bill Bruford. Los otros miembros del cuarteto, nos resultaron desconocidos.

Gira 2008 "Adrian Belew Power Trio"

Independientemente del reconocimiento, vayamos a lo que se escuchaba. Una introducción de guitarra de lo más extraño que había oído jamás, primero unas duplas de notas repetitivas con un sonido ligeramente distorsionado que iban aumentando de velocidad y acabando en un pequeño torbellino. Y luego... ¿qué era aquello? Sonaba como un bajo pero no era un bajo, tenía más cuerdas, el tipo rapado y bigotudo tocaba con las dos manos sobre el mástil... Para nuestro deleite, aquél sonido se fundía con la guitarra de ese nuevo vocalista-guitarrista (que no era desde luego ningún viejo conocido) que pronto empezó a dar alaridos que hablaban de charlas. Como yo no sabía mucho inglés, sólo entendía algo de talk talk (hasta lo obsesivo) y por fin se escuchaba decir Elephant Talk. De hecho, así apareció en el rótulo de la canción. Efectivamente, aquello parecía ir de un elefante que charlaba. Interesante temática la de los nuevos Crimson. Y aquél vocalista-guitarrista que no era ni Greg Lake, ni Gordon Haskell, ni Boz Burrell, ni desde luego John Wetton -además, recordé que en King Crimson casi siempre cantaban bajistas, no guitarristas, y que posiblemente la guitarra siempre había estado reservada a Fripp y nadie se atrevía a coger otra en su presencia- comenzaba un delirio de ráfagas de guitarra por los trastes bajos en los que cada vez era más reconocible el barrido de un elefante. Vaya, ese tipo parecía genial.

¿Un hombre, un elefante, un pájaro...?

El aspecto delgado de Belew, entonces en plena juventud -32 años- invitaba a pensar en un guitarrista-cantante más frágil. Pero la energía con la que Belew martirizaba el mástil de su guitarra, me hizo ver que estaba ante un músico realmente curioso y llamativo. Con el segundo tema que sonó me quedé totalmente entregado y convencido. Sonaron los extraños versos de Thela Hun Ginjeet y ya no había duda. Era obvio que esa banda no estaba tocando Epitaph o Island o cada una de las joyas que yo había escuchado anteriormente. Pero también era igual de evidente que estaba ante la presencia de unos nuevos genios, y mi único deseo era que llegara el lunes para poder ir a mi tienda de discos habitual y buscar esa nueva joya de King Crimson, se llamara como se llamara. Resultó ser Discipline.

Posteriormente, en julio de 1982 vi a King Crimson tocando en directo, en Madrid, en una gira conjunta con Roxy Music. No tocaron demasiado, en comparación a unos Roxy que llenaron la noche. Pero yo deseé que hubiera sido al revés. Allí pude ver, por fin, a ese nuevo y genial músico en plena escena. Sorprendentemente, lo primero que le vi tocar no fue la guitarra. En un lateral del escenario, dos marimbas situadas una dando la espalda a la otra, y dos músicos situados uno frente a otro, las hacían sonar en perfecta sincronía. Bill Bruford y Adrian Belew iniciaban el concierto con Waiting Man. Una nueva sorpresa, pues sólo sabía que habían hecho una nueva grabación, que se llamaría Beat, pero no había escuchado nada de ella.

Photo credit: Image of Daryl Darko.

Belew en escena me pareció un tipo simpático, arrollador, con una personalidad increíble, un hombre que centraba las miradas y la atención sobre el set en su persona, que tocaba la guitarra de una manera divertida de ver y de escuchar, con una energía en sus rasgueos que elevaban la guitarra casi por encima de su cuello cuando la golpeaba con la púa de abajo hacia arriba, y que la hacía llegar casi a sus rodillas cuando la batida era de arriba hacia abajo. Vestía con chaqueta y pantalón rosa, y su guitarra era de ese mismo color. ¡Todo un toque de originalidad!

Y sin embargo tengo que confesar algo: por entonces su voz no me convencía. Sólo me parecía que iba bien a la música de esos nuevos Crimson, pero que no tenía parangón con ninguna de las voces anteriores del Rey Carmesí, que provenían todas de los sueños -de las pesadillas a veces- y ofrecían noticias sobre un mundo antiguo, medieval, cuando no de un mundo futuro, donde las cosas eran de otra manera, a veces mágicas, a veces crueles. Las voces de King Crimson siempre evocaron el pasado, la grandeza, la épica, la dulzura, la melancolía y los sueños perdidos de los hombres. Y Belew parecía ir en otra línea, un músico más rockero, más actual, más de nuestro tiempo. Sólo una excepción en aquél primer disco de reunificación: en Matte Kudassai apuntaba unos matices líricos que después ha desarrollado hasta lo sublime en temas como Two Hands, One Time, Walking on the Air...

Y al fin, la brillantísima trayectoria de Adrian Belew en las distintas etapas de King Crimson y los ProjeKcts desde 1981, me han hecho tenerlo por un ídolo como pocos músicos de esta formación lo han sido para mí. Hoy siento por Belew respeto, admiración y hasta aprecio, sin conocer al hombre, sin conocer a la persona, tiene que ser un buen tipo, un poco neurótico pero amable y accesible, como aparece en su blog, en el que se muestra como un ser humano cordial y cercano, muy lejos del divismo y la extravagancia de Fripp. Belew año tras año se ha ido ganando mi admiración. Cada vez canta mejor, toca mejor, y hoy me atrevo a decir que es uno de los mejores músicos que siguen tocando en el siglo XXI, ese siglo del Hombre Esquizoide que él, casi 40 años después de que se escribiera esa canción, encarna como nadie.

Adrian Belew en la gira rusa King Crimson Festival (2008)

ADRIAN BELEW VISTO POR ORIANA

31.vii.2009

Siento como si estuviera en una fiesta y fuera mi turno de hacer el brindis.

Mi historia con los Crimson es muy nueva. Quizá de comienzos de este año. Felizmente me los presentaron. No me hubiera gustado ir por la vida sin conocer la música genial que ellos crean.

El 21st Century Schizoid Man me proclamó su Lady of the Dancing Water. Vamos, que ya teniendo título nobiliario, había que ponerse a investigar un poco. Escuchaba a este hombre esquizoide pronunciar nombres como Fripp, Haskell, Bruford y Belew, casi sin enterarme de que pronto me enamoraría perdidamente de una voz ―hasta el momento― anónima. En abril, el hombre esquizoide postea One Time y Heartbeat en este blog. Juntas. A mí me produjo un especie de hiperglucemia, o no sé. Pero hiper-algo. Cosas tan buenas como estas canciones no pueden andar soltándose de esta manera, es nocivo para la salud. Se corre todo el riesgo de volverse adicto a esta aterciopelada voz que juega de formas inverosímiles y deliciosas.

06.viii.2009

Han pasado varios días desde que empecé con esta especie de discurso. Pero pensando en Belew, caí en cuenta que él es humano pero, al mismo tiempo no lo es. Escucharlo en canciones como Neurotica o Indiscipline, nos hace pensar en su calidad de ser extraño, diferente, múltiple. Él es la fase esquizofrénica de Three of a Perfect Pair, es el latido en el corazón de Heartbeat, es el hombre perfecto en Model Man, es una persona común y silvestre atrapada en la jungla de Thela Hun Gjengeet, es el alma de Matte Kudasai, el desorden en Elephant Talk... Pero es, al mismo tiempo, un sueño, un ente que está y no está. Porque no se le puede atrapar, vuela con el viento.

Leí, hace no mucho, algo que él publicó en su blog. La prueba infalible de su humanidad imposible. La escribo a continuación (supongo que la traducción es algo cercana a la realidad...)

Belew & Guitar

Spot the nerd (Identifiquen al cerebrito/tontuelo).

"Nunca esperé en mi vida poder sostener dos colibríes en la palma de mi mano, pero el miércoles, a eso de las 4:30 fue exactamente eso lo que sucedió.

Acababa de terminar las grabaciones del día. Casey Wood, mi ingeniero (de sonido) estaba copiando los archivos a un disco duro, mientras yo esperaba al lado de la ventana del estudio viendo dos colibríes perseguirse el uno al otro en los árboles. No es raro ver colibríes aquí. Tengo aparatos para darles de comer en el frente y detrás de la casa. Vemos gran cantidad de aves que se alimentan todo el tiempo. Algunas veces la terraza parece más una pista de aterrizaje. ¡De repente los colibríes se estrellaron contra la ventana! ¡Bam bam! Me apuré en ir afuera, mientras pensaba, horrorizado, en que los encontraría muertos, con los cuellos rotos. Levanté a uno de ellos. Era una criaturita pequeñita y hermosa. Y estaba viva.

A veces, los pájaros vuelan contra las ventanas y chocan, quedando sin sentido. Si uno los levanta y, cuidadosamente, los trae de regreso del shock, terminarán volando otra vez. Esto me ha sucedido muchas veces. El segundo colibrí estaba boca abajo en el césped. Sabía que estaba muerto. Pero cuando lo levanté me asombré de ver que también estaba vivo. ¡Ahora tenía dos colibríes en la palma de mi mano!

Por algo más de 10 minutos estuvieron los dos sentados en mi mano abierta, pestañeando y mirando a su alrededor, mientras yo les acariciaba las plumas doradas y les decía que todo iba a estar bien. Finalmente el más pequeño despertó del letargo y se dio cuenta, “¡Ay! ¡Estoy en la mano de un humano!”. Despegó zumbando, y aterrizó en la terraza, donde estuvo sentado por algunos minutos. Luego, el colibrí número dos hizo lo mismo.

Fue una experiencia mágica para mí.

Los colibríes son muy especiales, no sólo porque son muy pequeños, o porque pueden aletear mil veces por minuto. La mayoría de la gente sabe que son también los únicos pájaros que pueden sostenerse en el aire como un helicóptero ¡y los únicos que pueden volar hacia atrás! Pero, ¿sabían que son lás unicas aves que no pueden caminar? (además de los pollos sin huesos, claro)

Fue un regalo sostenerlos".

¿Cuándo se ha visto a un elefante coger en sus patas un colibrí? Así de inverosímil es esta persona, este personaje, mío, de todos, de nadie.

jueves, 6 de agosto de 2009

We'll let you Know (Starless and Bible Black, 1974)


Dime cuáles son tus miedos. Así sabré cómo atormentarte

Sailor's Tale (Islands, 1971)


Las viejas leyendas de marineros hablan de noches oscuras y terrores abisales

Eyes Wide Open (The Power to Believe, 2003)


Los ojos abiertos como ventanas al día

Level Five (The Power to Believe, 2003)


Ascendimos al quinto nivel del éxtasis

jueves, 25 de junio de 2009

Crónicas de Nueva Crimsoniana - Neurotica

Caos, desorden, movimiento, alboroto, vorágine, inestablidad. Es la jungla de la gran ciudad.

Alguna vez escuché por ahí que, a una ciudad se le puede llamar tal, cuando se escuchan sirenas. En esta canción, Fripp lo logra con la guitarra. No sé por qué, pero Neurotica me traslada a Nueva York, donde la gente te traga, te empuja, te lleva, te mueve. Donde uno deja de ser uno, para volverse multitud, para volverse una masa de pies que andan sin parar, no sé si para llegar a algún lado, pero es un movimiento constante. Es una jungla. Y Belew nos habla de la fauna que habita en estas calles con su flora de neón, tratando de defenderse con sus garras. Porque es más que evidente, como en toda selva, que predomina la ley del más fuerte. Bruford marca el compás de nuestros pasos, a veces rápido, otras (aparentemente) desacompasado, pero siempre apurado, presuroso, estresado, como queriendo llegar ya a ninguna parte, los platillos son la multitud en la que nos perdemos, los motores que vuelan a través nuestro.

Es complicado seguirle el hilo coherente a Belew, un trabalenguas aparentemente sin sentido que corre, cual guepardo, y nos traslada a la realidad de las calles en ebullición. Tiene que ser Nueva York. Donde el mundo se concentra como en un puño. Todos los colores en una esquina, todas las sangres en un minuto.

Y se detiene, por fin, un respiro. Un suspiro, es la lluvia, el calor, no dura mucho, vuelve a salir. Quizá fuimos a por un café, descafeinado, con leche de soya y caramelo. El movimiento es parte esencial en esta crítica inestabilidad de las noches de luz y sonido.

Si esta canción fuera una pieza de jazz, Belew sería el perfecto saxofón neurótico.

miércoles, 17 de junio de 2009

Man With an Open Heart (Three of a Perfect Pair, 1984)


Ella entró con sus locuras en el corazón abierto de un hombre y no pudo salir más

Model Man (Three of a Perfect Pair, 1984)


Los signos, señales y silencios tensionan la mente del magnífico hombre imperfecto

Neurotica (Beat, 1982)


En este mundo neuróticamente animal, no tengo garras para defenderme de la vorágine

sábado, 6 de junio de 2009

Crónicas de Nueva Crimsoniana - Starless

No deberían existir las noches sin estrellas.

Vaya canción. Rock progresivo del bueno. Una obra maestra. Rock oscuro al inicio, como para recostarse debajo de la bóveda del cielo sin estrellas y dejarse arrastrar a ningún lugar infinito, llevando el deseo más allá de lo que nuestra melancolía pueda alcanzar.

Wetton, oh, Wetton de mis encantos. Tu voz rompe mezclándose con un saxofón misterioso, nocturno y triste como la noche vacía. Un pronóstico del tiempo que me resulta más que conocido. Cielo gris y sin futuro, nostálgico y quejoso como el grito de la biblia negra.

Fripp empieza a construir su esquizofonía. Dos notas, dos notas, dos notas. Para muchos intolerable, para otros, una escalera , un presentimiento, se acerca la lluvia, no hay estrellas, está oscuro, tenebroso, negro, camina rápido, te persiguen, avanza, no mires atrás, te alcanzan. Dos notas, dos notas, dos notas. Empiezan los truenos en los platillos, camina, corre, vuela, más truenos, oyes los pasos atrás, caen las primeras gotas, truenos, no te detengas, no respires, llueve, casi puedes sentir que te tocan la espalda, mira adelante, no tropieces. Dos notas, dos notas, dos notas. Llueve, todo está borroso, opaco, apúrate, acelera, que no llegas, que te atrapan, llueve, sopla el viento, frío, oscuridad, vacío, agua, truenos, luz, apresúrate... Muy tarde, te han cogido ya. Desorden, ira, locura, destrozos, armonías, pasiones, la oscuridad hecha sangre, la lluvia hecha dolor, los truenos hechos pasión. Te sueltan, huye. Te atrapan, sufre. Y vuelve a empezar. La lluvia es testigo, porque las estrellas no están para acompañarte.

Lounge VROOOM (ProjeKct Two, Live in Chicago)


A veces la elegancia va contra la fuerza

viernes, 29 de mayo de 2009

Crónicas de Nueva Crimsoniana - Indiscipline

Es la obsesión hecha música.

Para quien no conoce el fondo de esta canción, puede la fantasía hacer muchas cosas interesantes. Hay un “eso”, que mientras más se ve, más gusta, que se observa, se estudia, se deshace, se vuelve a armar, algo que luego no se ve, pero que cuando se vuelve a mirar, gusta nuevamente. Letra desquiciada, sin sentido aparente, que va y viene, mezclada con las notas que empiezan sigilosamente con Tony Levin, en un bajo como pisadas de gigante silencioso. Se le une Bill Bruford como el viento, con desorden, llevando hojas secas que golpean. Y explota. Revienta. Nos damos de golpes contra las paredes, no resulta y mientras más lo miro, más me gusta, pero me gustaría que estuvieras aquí para mirarlo. Me gusta, así lo deje de ver para volverlo a mirar luego.

Belew, todo se detiene para que puedas entrar, no a cantar con tu encantadora voz, pero para contarnos de esta manía extraña. Mientras más lo miro, más me gusta. Y vuelve a explotar. Y se nos fija en la memoria. Ay, Fripp, lo que haces con mis sentidos, no lo hace nadie más.

El fondo, la historia, la realidad oculta entre las líneas, las cartas escritas, las esculturas. Mientras más lo veo, más me gusta, ¿o no? Porque es exactamente eso lo que sucede con quienes fabrican sensaciones. El arte, cualquiera que fuere, empieza en nuestra mente y en nuestras ganas, y sale a través de nuestras manos para posarse cual mariposas en los sentidos de los que se sientan a disfrutar. Y de eso se trata, de verlo, reverlo, estudiarlo, soñarlo, imaginarlo... y no importa cuántas veces se estudie y se observe, mientras más lo miro, más me gusta. ¿Por qué no estás aquí para verlo?

No hay caso. Suelo repetirme cuando estoy estresada. Y así, indisciplinada y caóticamente, me gusta más.

martes, 26 de mayo de 2009

Un sitio recién descubierto

Advertencia:
Algunas veces que he intentado entrar en el sitio que aparece abajo, me han ocurrido cosas raras, como que el antivirus se vuelva loco o salgan ventanas de suplantación de sitio... Manejaos con cuidado.

Tomad nota de este lugar http://fullrockprog.isgreat.org/

Es un sitio que trata bien la música de los Crimson, y que dispone de enlaces para descargar su música. Los dificilísimos de coleccionar KCCC (eso sí, fáciles mediante suscripción o compra directa a DGM) están ahí... hasta el número 35 creo recordar.

Como siempre (y no es broma) os recomiendo ser verdaderos supporters de los grupos que os gusten, comprando sus discos, yendo a sus conciertos. Así que eso de descargar que sólo sirva para escuchar, elegir y comprar.

Estoy escuchando... ProjeKct Three - Live in Austin (1999)

Mientras escribo este post, el Media Player (tengo recién formateado el ordenador y aún no instalé Winamp, fallo grave...) hace sonar el Live in Austin, TX, de ProjeKct Three.

Tenía noticias de este disco, su contenido, la formación, y por supuesto los temas me son conocidos de otros álbumes. Pero hoy he podido al fin tenerlo y lo disfruto por primera vez.

Los ProjeKct Three no tienen mucho material, apenas más que versiones del álbum "Masque" y temas que, o bien son de ProjeKct Two originalmente (Sus-tayn-Z, X-chain-jiZ, Hindu Fizz), o bien podrían considerarse Crimsonianos, por aparecer en el álbum "Heavy ConstruKction" (Heavy ConstruKction, Light ConstruKction, CCCCCCs, ProjeKction). Pero aún así este Cd es cuanto menos fascinante. Suenan a jazz, a un jazz progresivo y experimental, tan peculiarmente esquizoide como lo es el rock progresivo de King Crimson. Es un deleite escuchar los bajos (realmente la touch guitar de Trey Gunn) y la percusión y artilugios que usa Mastelotto, junto con la guitarra no siempre presente de Fripp.

Muy recomendable para todos los que sean capaces de digerir este tipo de música densa, inquietante y sólo a veces melódica.

jueves, 14 de mayo de 2009

Crónicas de Nueva Crimsoniana – Lady of the Dancing Water

“Eres mi Lady of the Dancing Water”, me dijo alguien por ahí alguna vez.

Mel Collins rompe el silencio con la flauta. Es como volverse a enamorar. Ese sentimiento extraño, como mariposas. Quizá son las aguas danzantes. Quizá es una especie de melancolía que, al mezclarse con la voz Gordon Haskell, nos traslada entre suspiros a mundos líquidos, donde el vaivén de las olas nos hace soñar. La flauta nos acompaña de una manera deliciosa, como un ave, y no es difícil sentir que caminas sin zapatos en el pasto y ves a la persona que más quieres al otro lado de tu mano. Al otro lado de tus besos.

Atrevida, afirmé que no había percusión en esta canción. Sí la hay. Dos veces ilumina el triángulo, una campana, no sé, pero un ángel recibe sus alas seguramente.

Realmente no hay mucho que decir, porque es una canción que se siente en el alma, en la sangre, en el agua.

Esta Lady of the Dancing Water dice “Farewell”.

martes, 12 de mayo de 2009

Happy with what you have to be happy with (Happy with what you have to be happy with, 2002)


Cuando tenga algunas palabras las cantaré siendo feliz con lo que tengo

Dinosaur (ThraK, 1995)


En sus sueños, los helechos aún recuerdan a los dinosaurios

ProjeKct Two: Space Groove II (Space Groove, 1998)


Perdidos en el espacio, escuchábamos ProjeKct Two

sábado, 9 de mayo de 2009

Crónicas crimsonianas: Red (1974)


Intréprete: King Crimson
Título:
Red
Género:
Rock Progresivo
Año:
1974

Hablar de un disco de King Crimson no es fácil y menos decidirte por uno, si que es cierto que en la carrera de King Crimson existen unos álbumes en concreto que suponen un giro, un punto de inflexión, Red fue uno de esos, un disco muy importante, incluso para el propio Fripp, a pesar de eso “la tercera reencarnación del Rey Carmesí” , el denominado Mark III (formado por Robert Fripp, Bill Bruford, John Wetton, David Cross & Jaime Muir), se disolvió dos meses antes de salir a la luz el disco, tras este álbum King Crimson permaneció inactivo desde 1974 hasta la aparición de la siguiente “reencarnación” en 1981 con un rompedor Discipline.

Red es uno de los trabajos más compactos de la banda, abarca todos los conocimientos y experiencia adquiridos hasta la fecha y además está evolucionado, va más allá del fabuloso y rompedor Lark’s Tongue In Aspic, nos podemos encontrar desde rock hasta jazz pasando por una balada de los más delicada a otra de lo más agónica, siempre con el sello que caracteriza al grupo y con esa forma de trabajo impecable.

En este disco de despedida, Fripp y compañía cuentan con colaboradores de las anteriores formaciones en determinados fragmentos:

David Cross: Violin
Mel Collins: Soprano Saxophone
Ian Mc Donald: Alto Saxophone
Robin Miller: Oboe
Marc Charig: Cornet

1. Red [06:20]

El tema que abre el disco destila un aire (inevitablemente evidente) a su predecesor Lark’s Tongue In Aspic, pero con un sonido renovado, utilizando una fórmula nueva… que permite escuchar ese estilo “Crimsoniano” nota a nota manteniendo esa tensión característica, esos matices “Frippianos” cada instante, en los que parece fundir la matemática con la locura minuto tras minuto.

La estructura también es muy sencilla, consiste en un riff de guitarra intenso y sencillo… pero pesado, agónico y a la vez demoledor, una serie de variaciones se van sucediendo sobre el mismo, marcando ese ritmo que parece ir más lento de lo que es en realidad, da la sensación de estar alargando el sufrimiento de aquel que intenta escapar de una pesadilla, hasta llegar a un interludio, que aunque parece un refugio para el oyente, no deja de ser otra trampa más con la que Fripp lo atrapa y lo hipnotiza... hasta dejarlo otra vez presa del “riff persecutorio”.




2. Fallen Angel [06:00]

Fallen Angel abre de forma majestuosa con Fripp al melotrón dando paso a lo que va a ser una balada (en este disco será lo que más nos recuerde a las anteriores formaciones de King Crimson, en cuanto a instrumentación y sonido), la canción se va desarrollando al principio de forma pacífica con la voz tranquilizadora de John Wetton hasta llegar el riff de guitarra de sonido malévolo y endemoniado, y la voz dulce de Wetton se transforma en un lamento, al que se suma la corneta, el saxo y una guitarra que suena como una cuchilla… creando un ambiente hostil y trágico que acompañan al desgraciado estribillo que grita … Faaalleeen Aaaangeeeel!!!

Este tema surgió de una improvisación durante la gira de su anterior album, como podremos observar las únicas aportaciones totalmente novedosas a este album son Red y One More Red Nightmare.




3. One More Red Nightmare [07:07]

Otro tema cuyo inicio es impresionante, comienza con un riff siniestro que parece el resurgimiento y la evolución de Red, a este riff le sigue un Bruford a la batería que deja atónito a todo aquel que intente llevar el ritmo, una maravilla la batería en este corte, Bruford da una clase magistral de lo que es llevar el ritmo y “jugar al despiste” con él, en el momento que entra la voz de Wetton la canción empieza a cobrar un tono más tranquilizador y dinámico para luego retomar ese ritmo que entrecorta la respiración de todas sus “víctimas” (los que lo escuchamos), en el ecuador nos encontramos con una sección más improvisada en la que toman protagonismo los saxos que le dan un toque jazzero y toda una serie de frases a la guitarra acompañadas de una percusión que a veces suena como si estuvieran atizando a algo/alguien con una correa, el riff principal y la melodía principal se retoman posteriormente y las saxos vuelven de forma magistral haciendo toda una serie de malabarismo haciendo de este tema algo más que simple rock progresivo, aportan una gran riqueza en cuanto a lo musical y un grado de elegancia superior.

Como anécdota comentar que Bruford en este tema hace uso de un plato roto (que tomó “prestado” del grupo que había ensayado anteriormente y lo habían desechado, Bruford que tenía una política de ahorro estricta (ya que él era el que llevaba las cuentas del grupo) lo usó… y la verdad es que el sonido resultó peculiar.




4. Providence [08:08]

Providence, se trata de una improvisación de poco más de ocho minutos, el sonido esta tomado del recital que dieron el 30 de Junio de 1974, Providence, Rhode Island, el último minuto no sfue incluido en el album además que su sonido fue depurado en el estudio. En este tema podemos escuchar a David Cross (antes de ser expulsado de esta formación...) introduciendo una especie de melodía a la que se van sumando el resto de componentes, cada uno de ellos intentando tomar un "protagonismo" y rompiendo el esquema del resto hasta ganar el más fuerte, en este caso es Bruford que consigue unificar el caos (casi a mitad de tema) y hacer de esta improvisación un algo, una unidad... me resulta muy interesante este tema porque se va desarrollando y va tomando forma desde la nada, desde el silencio absoluto y esto es lo que lo hace especial, aunque por supuesto rodeado de cuatro joyas que lo único que le hacen es sombra y le quitan el valor que tiene. Para escuchar este tema sugiero ponerse en la piel de uno cualquiera de los músicos y pensar qué es lo que harías en su lugar, cuál sería el siguiente paso, intentar anticiparte a lo que vas a escuchar, cómo te adentrarías en esa maraña de sonidos y darle sentido a lo que haces, cómo lo harías delante del público espectante y cómo justificas esto que la gente está escuchando ya que te lo estas sacando de la manga... y la gente esta pagando por un producto... sin embargo ese producto no lo tienes preparado... ahí está el valor de la improvisación, el sacarla nota a nota adelante y el sorprender tanto al resto como a tí mismo.

Respecto al sonido tiene ciertos toques vanguardistas (me recuerda a la música de algunos compositores contemporáneos que juegan más con “ruiditos”, sensaciones, atonalidades, minimalismo…) también destaca el papel de Wetton al bajo sobre el resto, Fripp se limita a crear una atmósfera tensa que nos saca de quicio, mientras que Bruford nos desconcierta con su espectacular sentido del ritmo. Quizá el tema menos destacable de este álbum tan redondo o quizá debería decir el tema más “duro de escuchar”. En todo caso no tiene desperdicio.




5. Starless [12:18]

Y llegamos al tema estrella, un tema épico dentro de este género y dentro de la discografía de King Crimson, un tema que ya venían tocando en la gira anterior antes de editar el disco. Starless, comienza con una atmósfera creado por el melotrón y Fripp a la guitarra asomando tímidamente con una melodía preciosa, sutil y delicada exquisita para el oído a esta le sigue Wetton entonando pura poesía que resulta deliciosa al oído y sobre todo por el acompañamiento de saxo que le da un toque de intimidad a la par que un tono de pesadumbre y tristeza como muestra la letra:

Sundown dazzling day
Gold through my eyes
But my eyes turned within
Only see
Starless and bible black

Ice blue silver sky
Fades into grey
To a grey hope that oh years to be
Starless and bible black

Old friend charity
Cruel twisted smile
And the smile signals emptiness
For me
Starless and bible black.

Al terminar la sección vocal empezamos a escuchar una especie de “tintineo” por parte de Fripp, el bajo nos va guiando por esa oscuridad bíblica, entonces empezamos a escuchar sonidos metálicos que se van acercando y chirriando como si del frenazo de un tren tratase, a éste, se le añade el sonido de una especie de campanillas, dan una sensación de espera, una espera incómoda y que poco a poco se va haciendo más larga, más tensa, por momentos da una sensación de agobio e incluso inquietud y la mantienen a tope hasta explotar en una especie de clímax histérico... esto desemboca en una especie de jam jazzera, que conecta directamente con la melodía principal de Starless de forma muy sutil, para dar otro bandazo e impresionarnos con otra improvisación alocada y esta vez sí… centrarse en el colofón, el climax final, el increíble final, impresionante final… final conmovedor, se trata de un final emocionante… un final de película, un final dramático… un final para poner los pelos de punta.





Impresiones:

Qué decir de esta maravilla, de esta joya, de este clásico… lo único negativo quizá sea la portada, es lo que menos gracia me hace, única portada de King Crimson en la que salen retratados, un artwork simple salvo en detalle en la contraportada que merece ser resaltado, ese cuentakilómetros que está en “Red” señalando el 7 como indicando que van pasados de revoluciones y que estaban a tope de creatividad y no podían dar más porque este era el fin... es un detalle muy curioso ya que este era su séptimo album.


Este post es una colaboración de Cristian Gil y aparece originalmente en su blog Belleza sin Palabras

viernes, 8 de mayo de 2009

Crónicas de Nueva Crimsoniana - Prelude: Song of the Gulls

Realmente me descubrió en sueños.

Estaba en casa de una amiga, no sé bien qué hora sería, estaba oscuro, pero en estos inviernos polares nunca se sabe, siempre es de noche. El caso es que yo era totalmente nueva (sigo siéndolo, a decir verdad) con el asunto de los Crimson. Me eché en el sofá con los audífonos puestos, dispuesta a escuchar, como quien hace su tarea o como quien estudia para un examen, todo el material de los Crimson que me había bajado. No tardé mucho en quedarme dormida. Imagino que soñé con juglares, marionetas, lagartos e islas.

Las gaviotas me trajeron lentamente de vuelta. No podía comprender nada. Desde dónde me encontraba, en qué tiempo del día estábamos... y si todavía seguía escuchando a los Crimson, porque esto no se parecía en nada a lo que había escuchado antes. Revisé, no sólo una, sino tres o cuatro veces. Era correcto. Era la Canción de las Gaviotas en las Islas. “Vaya”, pensé. Me senté bien y la volví a tocar.

Esta melodía es realmente una delicia. ¿Qué prodigio tendría la capacidad de crear, colocar las notas de tal manera que el oído llegue a un éxtasis astral? Bueno, no podría ser otro que Mister Fripp. No cualquiera logra juntar sonidos de una manera tan exquisita. Ciertamente, te traslada a una isla, te rodea de aves marinas, te vuelve pez y te atrapa entre las olas, te llena de sal. A la hora del amor, es una caricia más.

Puedo oír a las gaviotas afuera. La primavera las llena de ganas y las pone en celo. Hay que tener cuidado con las que empollan. Ya me ha pasado que he recibido un picotazo en la cabeza...

jueves, 7 de mayo de 2009

One Time (ThraK, 1995)


Una vez ocurrió algo que recordaremos para siempre

Heartbeat (Beat, 1982)


Mi corazón aún late, cuando recuerdo la sensación de mis manos sobre tu cabello

sábado, 2 de mayo de 2009

Crónicas de Nueva Crimsoniana – 21st Century Schizoid Man

Presioné el botón de “play” como si fuera la primera vez en mi vida. Me habían dicho, no hacía mucho, que si quería empezar a escuchar a los Crimson, lo hiciera con 21st Century. Con cierta timidez y escepticismo pero, al mismo tiempo, convencida de que la recomendación venía de buenos oídos, me coloqué los audífonos. El volumen no muy alto, no vaya a ser que hubiera algún tipo de explosión irremediable en mis laberintos. Comenzaron los acordes y las garras de gato a arañar en mis sentidos. Pude ver mis vellos erizarse, mis pupilas dilatarse, el sudor frío en la nuca, mi cabeza mecerse y, desde la garganta, un grito que subía lenta, pero decididamente “21st Century Schizoid Man!!!”.

Como si la hubiera escuchado antes, como si hubieran vuelto locos colores a mi vida. “Lo que me he estado perdiendo”, pensé. Me conseguí la producción entera, le hablé al viento, confirmé mi lunaridad, escribí epitafios sin sentido, fui parte de la corte, la bruja de fuego y de los títeres. Crucé la puerta y avancé hacia un lugar del cual ya no hay retorno, felizmente. Estuve perdida en el mundo de los espejos, me sentí como una pequeña Alicia, que corre, crece, se hace minúscula, persigue y es perseguida, se esconde, surge, grita, canta, cae, muere y vive otra vez.

Michael Giles, un prodigio sin igual, corre que te atrapan, pero sin tropezar. Greg Lake, como un llanto, un reclamo, una osadía, una provocación... El saxofón de Ian MacDonald, me sube y me baja, produciendo un vértigo inexplicable, un éxtasis. Peter Sinfield, una lírica extraña y, aparentemente, sin sentido, pero así es la esquizofrenia, ¿no? Robert Fripp, no hay forma de conceptuarlo.

Lo dejo ahí, que mientras escribo, escucho la canción... y el deleite me aleja de la escritura.

miércoles, 29 de abril de 2009

Larks' Tongues in Aspic Part III (Three of a Perfect Pair, 1984)


Dicen las lenguas de alondra que el rey carmesí aún vive, en algún lugar de nuestros recuerdos

Formentera Lady (Islands, 1971)


Voces e instrumentos mágicos en una isla mágica

martes, 7 de abril de 2009

Opiniones crimsonianas

Este blog es un intento más o menos enciclopédico de captar toda la información posible sobre la mejor banda de la historia del rock progresivo, y probablemente la mejor banda de la historia del rock, sin más.

El trabajo de documentación está siendo bastante exhaustivo, la discografía que presento creo que es de lo más completo que se pueda encontrar en internet (lo dice quien ha estado años buscando discos o información y siempre encontré lo mismo, a veces de muy escasa calidad), con las portadas de todos los discos oficiales (salvo quizá alguna colección reiterativa como los "Collectable King Crimson", que no son más que un refundido de los "King Crimson Collectors".

Pero como en todo trabajo de investigación siempre hay lagunas, os pido a vosotros, los que entréis en esta web, un poco de ayuda. ¿Qué le falta al blog?. ¿Echáis de menos algo?. ¿Algún disco "más o menos oficial"?. ¿Alguna portada?...

Podéis dejar vuestras sugerencias, aunque hay una que es bastante obvia y que no es negociable: seguro que muchos echáis de menos la posibilidad de descargar archivos. Pero eso, por razones éticas y estéticas, no lo voy a hacer. Hay muchos lugares donde descargarse gratuitamente música, no sé realmente si sea honesto del todo. Yo lo he hecho, pero también es cierto que he comprado muchísimos discos de King Crimson, primero en vinilo, luego en Cd... Y creo que es obligación de cualquier amante de un grupo musical ser "supporter", también en el sentido económico, dentro de las posibilidades de cada cuál. Lamentablemente, el precio de los Cd's originales, limita bastante dichas posibilidades.

Espero sugerencias.

domingo, 5 de abril de 2009

DGM Live #74 - Park West, Chicago 2008

Pat Mastelotto, Robert Fripp, Adrian Belew, Gavin Harrison y Tony Levin

KCCC - Park West, Chicago, IL
Publicado en septiembre de 2008
Grabado el 7 de agosto de 2008
2CD

La última grabación de King Crimson, en 2008. El sonido del álbum en directo, que parece una elaborada producción de estudio, es uno de los mejores de todas las épocas.

El álbum presenta una reelaboración casi total de temas que abarcan desde el año 1973 hasta la actualidad, marcados por la potencia del dúo Mastelotto-Harrison en las baterías, la madurez de un Belew que domina cada vez más la interpretación vocal de sus temas, el eterno Fripp y el regreso de Tony Levin.

Disc One

01 - Introductory Soundscape
02 - Drum Duet
03 - The ConstruKction Of Light
04 - Red
05 - Frame by Frame
06 - Neurotica
07 - Three Of A Perfect Pair
08 - The Talking Drum
09 - Larks Tongues In Aspic, Part II
10 - One Time
11 - B'Boom
12 - Dinosaur
13 - Level Five

Disc Two

01 - Sleepless
02 - VROOOM
03 - Coda Marine 475
04 - Drum Duet
05 - Thela Hun Ginjeet
06 - Elephant Talk
07 - Indiscipline

Personal

Adrian Belew: guitar and voice
Robert Fripp: guitar and soundscapes
Tony Levin: stick, bass, backing vocals
Pat Mastelotto: drums & percussion
Gavin Harrison: drums & percussion

Lady of the Dancing Water (Lizard, 1970)


En un bosque cercano, alguien danza sobre el agua

21st Century Schizoid Man (In the Court of the Crimson King, 1969)


El siglo xxi dejó de ser el futuro, para convertirse en el presente de todos los esquizoides

Crimsonlogía I - Los Músicos

Biografías y discografías de los miembros

Michael Giles

Artículo en la wikipedia (en inglés) con la biografía y discografía del cofundador de King Crimson.

Robert Fripp

Todo sobre el genio malhumorado. Sus discos, sus grupos, sus colaboraciones, sus infinitos proyectos.

Biografía y discografía en Wikipedia
Biografía y discografía en All Music Guide

Ian McDonald

El instrumentista y compositor que tanto influyó en el sonido de los dos primeros discos de King Crimson.

Greg Lake

El mejor cantante de King Crimson para poner en marcha la larga singladura de la banda.

Pete Sinfield

El letrista, productor e iluminador de la primera etapa carmesí: "In The Court of the Crimson King", "In the Wake of Poseidon", "Lizard" e "Islands".

Boz Burrell

Sólo era un cantante. Pero Robert Fripp le enseñó a tocar el bajo en unos días, grabó Islands y dio multitud de conciertos como cantante y bajista, entre 1971 y 1972. Falleció en Marbella en 2006.

Mel Collins

Una prueba de la increíble participación que ha tenido este músico en todas las buenas producciones desde los 70. King Crimson, Camel, Dire Straits, Alan Parsons... las mejores bandas siempre han contado con sus saxofones y flautas.

Ian Wallace

Batería y coros en Islands y en las giras de 1971-72. Y en las formaciones de los nuevos proyectos crimsonianos desde 2003, "21st Century Schizoid Band" y "Crimson Jazz Trio"

John Wetton

La cautivadora voz de Starless o Book of Saturday. El cantante que más discos en estudio protagonizó (Larks' Tongues in Aspic, Starless and Bible Black, Red) en la primera época de King Crimson, entre 1973 y 1975, hasta la disolución de la banda.

Bill Bruford

Una completa biografía y toda la discografía en solitario y en los diferentes grupos en los que ha colaborado o liderado. Earthworks, Genesis, Yes y King Crimson, entre otros.

Jamie Muir


El percusionista que grabó Larks' Tongues in Aspic y que abandonó la banda para recluirse en un monasterio budista.

David Cross

Llegó a King Crimson para tocar violines y violas eléctricas. Fripp lo hizo tocar el mellotron e incluso el piano eléctrico.

Richard Palmer-James

Escribió los textos de la trilogía "Larks' Tongues in Aspic", "Starless and Bible Black" y "Red", tras la que King Crimson se disolvería en 1975.

Adrian Belew

Guitarra, voz y letras desde 1981.

Qué mejor que la página oficial de este increíble músico para presentarlo. Atención al vídeo titulado Adrian's Life in a Nutshell, un rápido pero interesantísimo repaso a la carrera musical de este genio.

Tony Levin

El hombre del stick, el bajista de Peter Gabriel y de Robert Fripp. Un músico peculiar que nunca deja de tocar.

Pat Mastelotto

Desde 1994 se incorporó a las percusiones de King Crimson.

Trey Gunn

El virtuoso de las warr guitar se unió a la banda junto a Pat Mastelotto, formando el doble trío.

Crimsonlogía II - Sitios web

Sitios web sobre King Crimson

El diario de Robert Fripp

Este extraordinario músico, además de tocar la guitarra varias horas al día para estar en forma y memorizar sus imposibles rifts, de haber impartido conferencias, clinics para guitarristas, dirigir a virtuosos (Crafty Guitarists, California Guitar Trio) y muchas cosas más, ha tenido tiempo para escribir un diario con todo lo que acontece alrededor, principalmente, de King Crimson. Giras, fotografías, impresiones y experiencias.

La interminable discografía del Rey Carmesí y sus colaboradores

Una discografía muy completa de King Crimson y todos los músicos que han colaborado en la banda, sus distintas formaciones, covers... hasta completar una lista de casi 1500 discos.

DGM Shop

Todo el catálogo editorial de esta compañía creada por Robert Fripp para comercializar, principalmente a través de internet, las discografías de King Crimson, ProjeKcts, miembros de King Crimson y todo el fondo discográfico cuyos derechos ha sido capaz de comprar.

Elephant Talk

La página oficial con todas las discografías de King Crimson y Robert Fripp.

Elephant Walk

Un sitio web dedicado a King Crimson en directo. Encarnaciones, actuaciones, giras, discos...

viernes, 3 de abril de 2009

Ladies of the Road (Islands, 1971)


Como manzanas robadas en la juventud

Exiles (Larks' Tongues in Aspic, 1973)


El verdadero exilio es el del alma

King Crimson: Frame by Frame


Frame 1: Orígenes

King Crimson se formó en Noviembre de 1968 en Inglaterra por Robert Fripp y Michael Giles, después que disolvieron su primer intento de grupo llamado Giles, Giles and Fripp, el cual habían tenido con Peter Giles, el hermano de Michael. Los músicos reclutados por Giles y Fripp para su nueva agrupación fueron el guitarrista Greg Lake, que haría de bajista y cantante, el letrista Peter Sinfield y el compositor Ian McDonald.

En 1969, el grupo debutó como telonero de los Rolling Stones en un concierto en el Hyde Park, y grabó su primer disco, "In the Court of the Crimson King", en Octubre. También realizaron su primera gira por Europa y Norteamérica. A finales de año surgieron tensiones y diferencias creativas que desembocaron en la salida de Michael Giles e Ian McDonald de la banda, quienes al año siguiente grabaron un álbum con el nombre de McDonald and Giles.

Frame 2: Los setenta


Robert Fripp con Greg Lake y Peter Sinfield continuaron King Crimson momentáneamente como trío, fue así como grabaron en 1970 su segundo disco, "In the Wake of Poseidon", en el cual se incorporó Mel Collins, y participó Peter Giles.

Greg Lake, el vocalista hasta los tiempos actuales sin superar en toda la historia de la banda, abandonó la agrupación en Abril previendo lo que se avecinaba (en palabras textuales), debido al carácter de caudillo de Fripp y a la constante imprevision en cuanto a composición y elaboración de sus temas sin una linea determinada, para formar con Keith Emerson y Carl Palmer el también grupo de rock progresivo Emerson, Lake & Palmer, dejando a King Crimson sin vocalista hasta que Gordon Haskell tomó ese lugar y también el de bajista para "Lizard", el tercer álbum de la banda, también de 1970. Haskell ya había grabado con King Crimson en In the Wake of Poseidon, en la canción "Cadence and Cascade".

Andy McCulloch tocó la batería en Lizard, además de la participación de Jon Anderson del grupo Yes en una de las canciones. Haskell y McCulloch abandonaron la banda poco antes del lanzamiento de Lizard, dejando a King Crimson sin vocalista, bajista ni baterista.

Fripp comenzó entonces a audicionar a nuevos músicos para suplir los lugares vacantes. El baterista Ian Wallace y el vocalista Boz Burrell fueron los seleccionados y como ningún bajista convenció a Fripp, decidió simplemente enseñar a Burrell a tocar el bajo. En 1971 realizaron el cuarto álbum de la agrupación, "Islands". Al concluir ese año Peter Sinfield abandonó el grupo, y entonces los miembros restantes realizaron en 1972 una nueva gira llamada Earthbound con la plena intención de disolver la agrupación al término de ella. Poco después, con el material grabado de esa gira Fripp editó el disco Earthbound, su primer álbum en directo.

Sin embargo, después de la gira Earthbound, Collins, Burrell y Wallace abandonaron King Crimson para unirse a Alexis Korner en una banda llamada "Snape". Fripp otra vez buscó a nuevos miembros para rearmar a King Crimson. El primer elegido fue el percusionista Jamie Muir, quien desde antes ya había sido considerado por Fripp como un posible miembro del grupo. El siguiente fue el vocalista y bajista John Wetton, a quien Fripp conocía desde sus tiempos colegiales. Wetton también había sido considerado anteriormente para ser miembro pero su adición no se había concretado. King Crimson comenzaba de nuevo.

El ex baterista de Yes, Bill Bruford, fue el siguiente elegido, una decisión que fue criticada por mucha gente, pues Bruford abandonó Yes, un grupo de gran calidad y con mucho potencial, por King Crimson, que ya tenía un historial de mucha inestabilidad y había resultado muy impredecible. Bruford mismo reveló que estaba más interesado en los fines artísticos y que por ello había ingresado a King Crimson. Por último, David Cross fue seleccionado como ejecutante de viola, violín y teclado para reinventar el sonido de la nueva agrupación. Comenzaron a trabajar en 1972 y para el siguiente año concretaron su nuevo álbum, "Larks' Tongues in Aspic". Muir abandonó King Crimson poco después de publicado Larks' Tongues in Aspic. El grupo se embarcó entonces en una nueva gira por Europa y los Estados Unidos.

Esta etapa de King Crimson se caracterizó por la influencia que recibió de la naciente música heavy metal que se desarrollaba principalmente en los Estados Unidos y en Gran Bretaña. La guitarra de Fripp se mostró más agresiva, así como la batería de Bruford que sonaba potente, y también el bajo de Wetton se oyó más fuerte.

A finales de 1973, el grupo preparó su siguiente álbum, "Starless and Bible Black", que estuvo concluido a principios de 1974. Este disco convirtió al King Crimson de esa época en el primero en mantenerse intacto por más de una gira y por más de un disco. La mayor parte del disco fue grabado en conciertos durante 1973, con sólo dos temas grabados en estudio (The Great Deceiver y Lament), otro de los temas fue sólo parcialmente grabado en estudio (The Night Watch), lo cual demostró que King Crimson era esencialmente un grupo para tocar en vivo. Fripp siempre consideró adecuado capturar la atmósfera y la energía de las presentaciones en vivo y por ello grabó las canciones en los conciertos.

David Cross comenzó a cuestionar su lugar en el grupo. Su rol como violinista había sido más importante al principio de esta nueva versión de King Crimson, pero la progresión y la agresividad musical que manejaban para ese momento redujeron notablemente sus contribuciones al sonido de la banda, él mismo declaró que había quedado relegado a ser sólo el ejecutante del piano eléctrico. Abandonó el grupo cuando comenzaron a grabar su siguiente álbum titulado "Red".

Red también incluye la participación de Robin Miller, quien ya había grabado con el grupo, en el oboe; así como la colaboración de Marc Charig en la corneta. David Cross aparece sólo en el tema "Providence", que había sido grabado previamente en un concierto de la banda en Junio de ese mismo año (1974). Mel Collins volvió como saxofón soprano, también Ian McDonald regresó como saxofón alto y su intención era volver como miembro permanente de King Crimson aunque ello no pudo concretarse. En aquella época Fripp se interesó por los escritos del místico ruso George Ivanovich Gurdjieff e incluso habló de ser sustituido por McDonald. Fue un momento en el que Fripp consideró seriamente abandonar el grupo.

La alineación del disco Red no llegó a realizar ninguna gira y dos meses antes de que se publicara el álbum, Robert Fripp anunció la disolución del grupo. "King Crimson está totalmente acabado para siempre" declaró. En 1975 se editó el segundo disco en directo de la banda, llamado USA, compuesto de interpretaciones durante 1974.

Fripp se dedicó entonces a hacer una carrera solista colaborando además con importantes músicos. Por su parte Ian McDonald formó con otros músicos en 1976 el grupo Foreigner. King Crimson aparentemente había dejado de existir, pero sólo era el término de una etapa más del grupo.

Frame 3: Los ochenta

Al inicio de 1981 Robert Fripp y Bill Bruford comenzaron a gestar la formación de un nuevo grupo que se llamaría "Discipline". Durante algún tiempo buscaron a un nuevo bajista hasta que dieron con Tony Levin. Levin era conocido principalmente por sus colaboraciones con reconocidos músicos como John Lennon y Peter Gabriel. Desde el principio Fripp, quien sabía que Levin estaba disponible, lo había considerado como uno de los mejores candidatos para su nuevo grupo.

Fripp convocó también al guitarrista y vocalista Adrian Belew, quien se encontraba con los Talking Heads en una gira. Fripp nunca había trabajado con otro guitarrista en una misma banda, así que la decisión de buscar a un segundo guitarrista revelaba su intención de crear un sonido totalmente distinto al de King Crimson. Belew aceptó grabar con el nuevo grupo de Fripp inmediatamente después de acabar con la gira con los Talking Heads.

Durante las grabaciones del disco en 1981, Fripp se dio cuenta que el sonido de King Crimson se encontraba ahí y reconsideró su decisión de llamar al grupo Discipline. Los otros miembros estuvieron de acuerdo con Fripp y en su lugar llamaron al álbum Discipline, bajo el nombre de King Crimson. La banda del Rey Carmesí había resurgido.

El grupo realizó una trilogía de discos continuada con "Beat" de 1982 y concluida en "Three of a Perfect Pair" de 1984. Belew se encargó también de casi todas las letras de los tres discos, además de que incorporaron piezas completamente instrumentales. Esta versión de King Crimson tenía elementos de la música new wave, muy probablemente resultado del trabajo de Belew con los Talking Heads, quienes fueron de los iniciadores del género.

Después de Three of a Perfect Pair, King Crimson volvió a desintegrarse por diez años. Fripp se enfrascó en una serie de pleitos legales por los derechos de todo lo relacionado con el grupo, lo cual le llevó casi todo ese tiempo pero concluyó en la creación de la compañía Discipline Global Mobile, la cual actualmente ostenta todo el catálogo de King Crimson y de sus proyectos colaterales.

Frame 4: Los noventa

En 1994 King Crimson volvió a formarse, esta vez como sexteto, con la adición de dos nuevos miembros a la alineación de 1981-1984. Fripp y Belew en las guitarras, Levin en el bajo, Trey Gunn en un instrumento llamado guitarra Warr y Bruford en la batería acompañado de otro percusionista, Pat Mastelotto ex Mr. Mister. Esta formación de "doble-trío" realizó apenas unos cuantos discos en la década de los noventas, el EP "VROOOM" de 1994, que sólo antecedió al lanzamiento del álbum "ThraK" en 1995 y luego el álbum en vivo THRaKaTTaK en 1996.

En este nuevo King Crimson, los integrantes combinaban sus instrumentos de maneras únicas. Con respecto al sonido, era un mezcla del estilo de la etapa de Discipline complementada con la guitarra heavy metal Red. Esta versión de King Crimson tuvo una propuesta y un nivel de experimentación completamente distintos al de todas sus épocas anteriores, lo cual los llevó nuevamente a desintegrarse.

El resto de los noventas a través de Discipline Global Mobile se lanzaron trabajos de otros artistas y de los proyectos colaterales a King Crimson, llamados ProjeKct One, ProjeKct Two, ProjeKct Three , ProjeKct Four y el ProjeKct X, los cuales son subgrupos de King Crimson (de acuerdo con Fripp son una fraKctalización de King Crimson) que han llevado a cabo varias grabaciones en vivo donde se ha demostrado la habilidad de improvisación de los músicos involucrados actualmente en King Crimson y en donde han dejado patente su capacidad para producir música.

Frame 5: 21st. Century

Después del trabajo de los ProjeKcts, Bruford y Levin dejaron la banda. La alineación de King Crimson, constituida nuevamente como cuarteto por Belew, Fripp, Gunn y Mastelotto, publicó el siguiente álbum de la banda llamado "The ConstruKction of Light" en el año 2000.

Tras algunos problemas económicos, Discipline Global Mobile actualmente administra exclusivamente el material de King Crimson, editando numerosos álbumes en vivo y colecciones de su discografía. Para el 2002 apareció el EP "Happy With What You Have to Be Happy With" que antecedió al lanzamiento en 2003 de "The Power to Believe", el último álbum de estudio hasta el momento de King Crimson.

En noviembre del 2003 Trey Gunn anunció su salida del grupo. Por su parte, tanto Tony Levin como Robert Fripp han anunciado la reintegración de Levin como bajista de King Crimson. La actual alineación de King Crimson ha quedado constituida por Adrian Belew, Robert Fripp, Tony Levin y Pat Mastelotto.

Pat Mastelotto ha anunciado recientemente el regreso de la banda con una serie de conciertos, que iniciaran en Agosto del 2008 en el Park West de Chicago, así como cambios en la alineación del grupo, ya que Gavin Harrison, baterista de Porcupine Tree, ingresará como nuevo integrante de King Crimson, acompañando a Pat Mastelotto como segundo baterista.

Generalmente se asocia la historia de King Crimson con los constantes cambios de integrantes que ha tenido, pero en realidad eso se dio sobre todo en sus primeros años; desde 1981 cuando el grupo resurgió, ha tenido una mayor estabilidad de miembros en donde unos se van, después vuelven, y actualmente la flexibilidad de esos cambios se ha vuelto su sello. Así, no se descarta por ejemplo un posible regreso de Bruford a la banda.

Con casi cuarenta años, King Crimson es una de las bandas más longevas de la historia de la música y uno de los más importantes representantes del rock progresivo, además de que se les ha llegado a considerar como músicos de gran calidad técnica e interpretativa.

jueves, 2 de abril de 2009

Mel Collins tras la estela del Poseidón

Mel Collins: saxos, flautas y mellotron

Mel Collins ha sido uno de los músicos de viento de más importancia en la historia del rock sinfónico. Allá donde una gran banda de progresivo necesitara saxofones o flautas llenas de matices y capacidad expresiva, estaba el gran Collins con sus winds and reeds.
Tras la espectacular aportación de Ian McDonald en la primera grabación de King Crimson, Fripp no tuvo duda de que Mel Collins era el único músico que podía sustituir e incluso mejorar la aportación de aquél. Y Collins se instaló en la banda para quedarse, apareciendo en "In The Wake of Poseidon", Lizard, Islands, en numerosísimas grabaciones en directo y finalmente como músico de sesión en Red.
Mel Collins ha colaborado con los mejores músicos desde los años 70, formando parte de Camel, acompañando a Caravan, Alan Parsons Project, Bad Company, Dire Straits y un sinfín de bandas punteras del rock de las últimas décadas.

Ian McDonald, el hombre que hablaba con el viento

Ian McDonald: vientos en la Corte

El disco In the Court of the Crimson King empieza de tal manera que a muchos les haría odiar a King Crimson, y a otros amarlo. "21st Century Schizoid Man" es una pieza desconcertante, un ataque directo de Robert Fripp a lo más profundo de nuestra sensibilidad, hiriente por momentos, desenfrenado y complejo de ejecutar, con actitudes "heavy" en algunos pasajes. Tardé en comprender bien ese tema cuando comencé a escucharlo con 12 años. Pero lo que más gozoso resultaba era escuchar -después del absoluto delirio del final de 21st. y casi sin tiempo de recuperar la respiración- la delicada y deliciosa entrada de "I Talk to the Wind" interpretada a la flauta por Ian McDonald. El mejor y más drástico cambio de rumbo que he escuchado en la música progresiva de todos los tiempos.
Aunque ya desde la segunda grabación ("In the Wake of Poseidon", 1970) fue sustituído por Mel Collins, que permaneció por largo tiempo con la banda, McDonald siempre ha sido crimsoniano, y en su dilatada carrera artística ha retomado una y otra vez los temas de la primera época carmesí, acompañando e Steve Hackett, o con formaciones de nostalgia crimsoniana como la "21st Century Schizoid Band".
Curiosamente Fripp, 6 años después de que McDonald saliera de la formación, contó con él como músico de sesión en Red, junto a Mel Collins, formando una pareja inigualable de instrumentistas de viento.
En su carrera en solitario, McDonald ha tocado teclados (cosa que también hizo en King Crimson), guitarras y otros instrumentos. A destacar su presencia en los mejores años de la banda Foreigner.